Nueva tragedia ambiental en Galicia. ¿Fue acertada la decisión de alejar el petrolero "Prestige"mar adentro?

ADDAREVISTA 26

El accidente ocurrido en las costas gallegas por el petrolero Prestige, con un derrame de miles de toneladas de fuel, ha sumido nuevamente a esta comunidad en el desaliento y el desespero pues ha afectando de lleno a su riqueza secular: la pesca y el marisqueo, y causado un grave daño a las aves y fauna marinas. Falta de coordinación por parte de la administración central, la Xunta y los municipios afectados, indiferencia y negligencia de la Unión Europea (España tiene a Loyola de Palacio como Comisaria de Transportes en la UE) y un confuso entramado con el destino de la carga y las sociedades interpuestas de los armadores, hacen de este nuevo caso otro desastre, tanto social como ecológico

Hechos tan desgraciados como el sucedido con la tragedia del petrolero Prestige, portador de 70.000 toneladas de fuel, frente a las costas de Galicia ponen de manifiesto muchos aspectos que deben ser enmendados de inmediato. A la Unión Europea le falta todavía mucha "unión" para demostrar, cuando es verdaderamente necesaria, su solidaridad interna. Cada país mira por lo suyo y, a la vista de los desastres del vecino, se prepara para prevenir sus propias catástrofes (los franceses se preocupan de si el viento rola hacia el Golfo de Vizcaya y los portugueses, igual). En España las instituciones, Gobierno, Xunta de Galicia y municipios, independientemente del partido que gobierne, muestran, una vez más, alarmantes fallos de estructura, logística y sentido común. En el año 1976 el Urquiola vertía frente a las costas de La Coruña 108.000 toneladas ele bruto, lo que causó un desastre ecológico de inmensas dimensiones y llevó al paro a miles de personas que dependían, directa o indirectamente, de unas actividades tan vitales para Galicia como son la pesca y el marisqueo. Después fue el Mar Egeo. La recuperación de las costas por la marea negra es lenta y costosa, pues se causa un daño tan profundo que una acción humana dañina perfectamente calculada no lo podría superar.

PREGUNTAS

Una vez ocurrida la desgracia es fácil abundar en las críticas. No obstante, ¿fue acertada la decisión de alejar el navio herido, con el consecuente vertido de fuel, mar adentro? ¿No parecía más lógica una solución de mayor valentía?: remolcarlo y embarrancado en una ensenada para contener el vertido en una zona reducida y controlable y, en su caso, incendiar el barco para que la contaminación marina se convirtiese en aérea y, por lo tanto, mucho más dispersable. Ahora bien, al zozobrar el Prestige, partido en dos, a unas 300 millas de la costa, un efecto abanico motivado por el viento y las corrientes no ha hecho más que expandir el vertido en una zona mucho más amplia. Queda como una tumba submarina a más de 3.000 metros de profundidad; una potencial carga de profundidad que a lo largo de los años aún puede dar mucho que hablar. Por el momento son 400 los kilómetros de costa gravemente contaminados. Mientras, el residuo viscoso, mortal para las aves marinas, puede ser retirado de las playas; con esfuerzo, pero con mayor facilidad. Quizás esta necesidad ayudará en la próxima temporada turística (otra de las fuentes de riqueza de Galicia), pero la negra pasta que impregna las rocas y acantilados en lugares difícilmente accesibles, esparcida por las mareas y el oleaje, matando toda riqueza marina, es prácticamente imposible de eliminar en su totalidad. Sólo en muchos años, y gracias la acción natural, se puede conseguir.

EL ECOLOGISMO Y LOS INTERESES DEL PETRÓLEO

Entretanto, aún se escuchan, en sesudas tertulias radiofónicas y columnas de opinión, veladas o abiertas críticas al colectivo, sic "ese coñazo de los ecologistas", que denuncian los peligros vaticinados desde hace años y que, fatalmente, tarde o temprano, ocurren. En Europa, lo más florido de ella, o sea la UE, como en otras ocasiones, se hace dejación de los intereses de sus ciudadanos a favor de las grandes multinacionales o los intereses económicos y no se imponen medidas severas para, al igual que los pasillos aéreos de los aviones, marcar unas derrotas estrictas en sus aguas para toda clase de transporte marítimo potencialmente peligroso; algo tan fácil y exacto hoy en día con la navegación por GPS (Glogal Position System). También sería necesario prohibir no sólo la opción de atracar en sus puertos sino la de navegar a vetustos cargueros y petroleros con banderas de conveniencia, fletados por armadores de compañías superpuestas y todo un tinglado que no tiene otro fin que el de obtener más beneficios. Finalmente, habría que limitar el tonelaje de los superpetroleros, sean o no de doble o triple casco. Si los beneficios de las grandes compañías a las que les interesa la dependencia del petróleo y que intentan retrasar la introducción, a gran escala, de las energías renovables disminuyesen, aumentaría la seguridad del medio ambiente, ya tremendamente erosionado. En el mundo del crudo está demostrado que los beneficios obtenidos por las compañías son directamente proporcionales al daño causado al medio ambiente. En otras palabras: a más beneficio, mayor riesgo de polución.

ESPECIES DE AVES DAÑADAS

Según la organización SEO BirdLife, la marea negra puede haber afectado a miles de alcatraces, cormoranes (víctimas una vez más de estos desastres), negrones comunes, frailecillos, gaviotas, ánades, garzas reales, fulmares, pardelas, martines pescador, verderones... y, lo que es más grave por su delicado estado próximo a la extinción, al arao, que anida en Galicia y que contaba tan sólo con entre 12 y 30 parejas.

MISCELÁNEA DE LOS HECHOS

 

  • El vertido de fuel admitido por el Gobierno es de 10.000 toneladas, lo que se contradice con la opinión de los expertos, que lo sitúan en 20.000 toneladas.
  • Los remolcadores no tenían potencia suficiente para tirar del petrolero a causa de las condiciones de la mar.
  • España no posee ningún barco succionador de petróleo para emergencias.
  • El Gobierno tan sólo dispone de 18 kilómetros de barreras contenedoras y son 400 los kilómetros de costa ya afectados.
  • Ayuntamientos afectados han visto impedidas sus iniciativas de limpieza a causa de las negativas de la Administración Central, con lo que ha aumentado el descontrol.
  • Greenpeace, con voluntarios bien pertrechados, no pudo actuar por cuestiones burocráticas.
  • Manuel Fraga, presidente de la Xunta, siempre tajante, se muestra altivo y dice que "el derrame ya está controlado" mientras que van apareciendo manchas enla zona del hundimiento. No apareció en el lugar de los hechos hasta siete dias después de su inicio. Entretanto celebró su fin de semana yendo a cazar a Toledo.
  • Los medios de comunicación, durante los primeros días, parecían más preocupados por las encuestas del CIS sobre prospecciones electorales y por el fútbol que todo lo invade. Más tarde reaccionaron.
  • Se intenta, con subsidios (dinero público) y exenciones fiscales (IAE, IRPF, IVA), paliar el desempleo de los afectados, cuando lo que quieren es trabajar.
  • No ha quedado claro el destino del Prestige: ¿Gibraltar o Singapur? El petróleo se vende mientras el barco navega, pudiendo cambiar, así, de rumbo según la transacción.
  • En Estados Unidos (después de la catástrofe del Exxon Valdez) no pueden recalar en sus puertos petroleros sin doble casco y, además, deben suscribir un seguro ¡limitado por los posibles accidentes ambientales.
  • El pago de las indemnizaciones por parte de las compañías de seguros puede durar años, pues aviesos equipos de abogados se encargarán de prolongar el proceso tanto como les sea posible.
  • El caso ha recaído en un joven juez de la población de Corcubión que disfruta allí de su primer destino.
  • Un batiscafo francés, capaz para profundidades de 5.000 metros, investigará el pecio del Prestige. Precio estimado de la operación: 700.000 euros.
  • Se calcula que los puestos de trabajo implicados, directa e indirectamente, ascienden a 125.000.
  • Durante todo este desastre, la imagen, repetida hasta la saciedad, ha sido la de esforzados voluntarios embadurnados por el negro betún. No se ha visto, todavía (4/12/2002), ni un sólo político que se arremangase, no para hacerse la foto, sino para conocer en sus propias carnes el esfuerzo y el cansancio de voluntarios y damnificados. Mientras tanto, Gobierno y oposición se entrecruzan acusaciones. ¿Acaso son distintos a otros humanos?

 

Ong ADDA   -Enero/Junio 2003


Relación de contenidos por tema: Conservacionismo


Temas

Haz clic para seleccionar